Patente de Corso para Mentir

0
35

El periodista Daniel Coronell recurre nuevamente a sus trucos de edición para decir mentiras a partir de citar algunas verdades. Titula su enésima columna contra el expresidente Alvaro Uribe Vélez “Quemen eso”, y a reglón seguido dice que confía en que la información no haya desaparecido, como misteriosamente desaparecen en la Fiscalía elementos del caso contra Uribe.
Con ese titular y las líneas posteriores lo que deja en el ambiente es la tesis de que Uribe manda a quemar documentos en el bunker. Ese es el propósito y con es objetivo construyr su narrativa falaz.

Dice que son más de 12.000 las comunicaciones interceptadas por la Corte Suprema de Justicia al expresidente Álvaro Uribe y que fueron efectuadas legalmente y registran comunicaciones de Uribe y de un buen número de personas, en la que incluye un secuestrador y un paramilitar para dejar la idea que el expresidente habla con hampones. Menciona a un hermano de Musa Besaile, implicado en el escándalo de Odrebrecht y remata con una de sus consabidas perlas.

“Habla con el Dr. Sergio, quien dice: salimos del despacho de Néstor Humberto, nos atendió muy gentilmente, me dijo que entendió perfecto y me dijo que él había visto un caso similar antes, pero que a esta escala dispondría una comisión y, bueno, salí de ahí muy contento, ya radiqué la denuncia; los abogados dicen que tenemos que hacer escándalo ya porque lo que hay que solicitar es que hagan alguna corrección, o que quemen eso o lo destruyan”. Lo irónico es que cambia un verbo que en la grabación dice evitar y lo reemplaza por solicitar, con lo cual le da la connotación exactamente contraria a la conversación.

Cualquiera que lea la conversación completa le encontrará un contrasentido a que los abogados digan que hay que hacer escándalo porque hay que solicitar que quemen eso o lo destruyan, como si un abogado solcitará destrucción o quema de pruebas, cuando lo que dice quien habla es que denuncien para que no quemen o destruyan esas evidencias. Pero Coronell sin ningún escrúpulo edita de tal forma que justifique su titular que aparentemente evidencia que Uribe está mandando quemar o destruir pruebas.

El resto del artículo muestra unos facsímiles de derechos de petición que exhibe para dar la apariencia de que está adelantando una investigación exhaustiva y en los que pretende mostrar que la Fiscalía está al servicio de Uribe y de tapar información relevante que no favorecería a su amigo Iván Cepeda, quien es cuestionado por haber levantado falsos testimonios y mentir contra Uribe.

Aunque el expresidente Uribe y el ex representante Alvaro Araujo refutaron categóricamente a Coronell y publicaron los audios para demostrar que el verbo que se usaba era evitar y no solicitar, y aunque Araujo explicó que esa cita con el fiscal Nestor Humberto Martínez estaba relacionada con unas investigaciones sobre irregularidades electorales, la respuesta de Coronell es evasiva y mantiene su postura de sembrar la duda. Coronell sabe que en esta guerra mediática contra Uribe lo importante es aplicar la táctica macartista de calumniá, calumniá, calumniá que de la calumnia algo queda. Así por más que se aclare o se rectifique lo que quedó era que Uribe mandaba a quemar pruebas, lo que sigue matiza esa especie echada a andar, pero el daño quedó hecho, que era lo importante.

 

Por Fernando Álvarez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here