¿Quién le paga a Coronell para perseguir a Carlos Mattos?

0
23

En Colombia hay miles de empresarios y de funcionarios públicos corruptos. Hasta el mismo Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez, está untado de forma inocultable en escándalos como el de Odebrecht, y hay a la vez un sinnúmero de personas que con acusaciones y pruebas en su contra por desfalcos de billones de pesos, siguen libres o fueron condenados a tan solo unos cuantos años de casa por cárcel. Aquí es dónde se pregunta uno, ¿qué le quedó debiendo Carlos Mattos a Daniel Coronell, o mejor, qué extorsión no accedió a pagarle el empresario colombo-español al periodista para que este le montara semejante persecución en su contra?

Los enemigos de Mattos son múltiples: 1. Néstor Humberto Martínez, abogado suyo en la época en la que sucedieron los hechos por los que él mismo acusa hoy, como Fiscal, al empresario, 2. el séquito de abogados liderado por Lombana, socio de Martínez en múltiples negocios en común, y 3. el grupo ecuatoriano Eljuri, máximo interesado en ver caer a Mattos y por el que se inició todo este lio legal, pues ese conglomerado económico, en cabeza de Juan Eljuri, el que al parecer, por medio de sobornos logró quitarle al empresario colombiano la franquicia de Hyundai para Colombia.

La más reciente columna de Coronell es una absoluta redundancia, es la repetición de todo lo que él y muchos medios han publicado durante años. Lo único nuevo que “reveló” en este caso el columnista, fue el nombre del restaurante donde cena Mattos en Madrid. ¿Por qué entonces un tipo como Coronell, acostumbrado a levantar una polvareda nacional cada fin de semana a través de las denuncias en sus columnas, se empecina de esta forma en contra de un empresario cuyos supuestos delitos serían ínfimos en comparación con los crímenes comprobados de cientos de empresarios y políticos en el país?

Lo de Coronell pareciera no ser odio personal, es sabido que la única persona con la que el columnista se ha ensañado de esta forma en su larga carrera pública es Álvaro Uribe Vélez, pero ¿por qué entonces hacerlo también con un empresario de bajo perfil, que lleva décadas viviendo en el viejo continente, que nunca se mete en política y cuyo único pecado al parecer, es ser rico?. La única respuesta posible es que el periodista está recibiendo enormes sumas de dinero por liderar esta persecución mediática. ¿Quién podría ser el pagador de estos sobornos? El más interesado podría ser Eljuri y sus abogados, socios ellos del actual fiscal Néstor Humberto Martínez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here